Ha sido un placer querido

Siempre supe que me usabas, que era tu segundo, o quizás tu tercer "plato", pero eso me bastaba, todo era bueno con tal de estar contigo. Siempre que te decía que me gustabas o cuando me armé de valor y te dije "te quiero", aunque fuera a través de una pantalla, sólo recibí de ti silencio y más silencio. Las pérdidas de memoria son un fenómeno grave para tan corta edad, un consejo, háztelo mirar.

Sin más dilación te informo que me cansé de dar oportunidades en vano, sin obtener nada a cambio, sólo noches de amargura y quebraderos de cabeza. He de comunicarte que este tren ya pasó, que sólo era posible subirse a él en el año que está a punto de acabar y en los restantes años que dejaste escapar, quizás por cobardía o quizás porque nunca te importé de la manera en la que yo me empeñé en querer que me vieras.

Si piensas que esta es una carta de despedida, quizás lo sea, o quizás no, puede que nos volvamos a encontrar en uno de esos giros inesperados que da la vida. Lo que si te puedo asegurar es que ya no te seguiré esperando, que ya no estaré aquí cuando te aburras o cuando te dejen tirado las demás. Prefiero no tenerte que seguir teniéndote a medias y de vez en cuando.

Sin nada más que decirte que ya no sepas, me despido, ha sido un placer querido, en el más estricto sentido. -Hasta que el destino nos vuelva a unir-

Siempre tuya,

-L-

(Este es un fragmento de una historia que estoy escribiendo, agradecería que no se copiara, sí, está basada en hechos reales algunas cosas, se irá subiendo poco a poco durante el 2015).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo blog se hace grande gracias a los comentarios, por lo que son bien recibidos siempre que sean con respeto :)